Mas alla de lo visible

Desde que nacemos, la única certeza que tenemos es que vamos a dejar este cuerpo en algún momento de nuestro camino. Algunos antes, otros después… algunos de una manera más consciente sobre la partida, otros, de forma intempestiva… No sabemos que sucederá luego, que nos tocará vivir, que personas aparecerán en nuestro camino… pero sí sabemos fehacientemente que algún día dejaremos este cuerpo que hemos llevado durante algunos pocos o muchos años para siempre… El hecho es inevitable, y aunque queramos escondernos de él, algún día llegará ese momento. Misteriosamente, y siendo un suceso conocido por todos, preferimos darle vuelta la cara y negarlo o minimizar su importancia. Durante años y años trabajamos intensamente en mejorar nuestro cuerpo para lucir “mas bellos y atléticos”, en tener muchos títulos para “ser” más importantes, en trabajar día y noche para conseguir un mejor puesto de trabajo que nos de un mejor salario y posicionamiento social, en llenar nuestro espacio del día a día con entretenimientos que nos hagan sentir que “estamos vivos”, en vestirnos a la moda o comprar objetos caros para sentirnos más valiosos ante el otro…

Nuestra ignorancia consciente ante la muerte de nuestro cuerpo hace que con ímpetu y esmero luchemos por apegarnos fuertemente a todo lo que físicamente vamos construyendo generando frustración, vacío y abismo al encontrarnos de cara con alguna muerte cercana. De repente, algún ser amado desaparece físicamente y todo el castillo de cristal que con tanto empeño construimos, se cae a pedazos… de pronto nada tiene sentido…

La inseguridad sobre nuestro porvenir nos genera un brutal apego a lo que ven nuestros ojos… nos aferramos a personas, a lugares, a cosas materiales, a relaciones, a formas de proceder, cerrándonos en un laberinto sin salida para nuestro ser más luminoso.

La única certeza es la muerte … y de verdad sientes profundamente que alimentar solo lo físico es suficiente? En realidad sientes que debes seguir acumulando riquezas para ser feliz? Sinceramente sientes que la permanencia existe? Cuando logramos aceptar el constante cambio en nuestro interior y en el exterior que nos rodea… cuando logramos desapegarnos de lo que consideramos “parte de nuestra vida” , cuando profundamente sentimos que el presente es el único lugar que existe … cuan libre te sientes? Cuan grande sientes que eres? Cuan feliz sos solo siendo?

 

 

Anuncios

Despertando al niño interior

sambullirse en el cielo.jpg

De niños nuestro ser mas puro se expresa espontáneamente en cada palabra, en cada acción, en cada elección. Es tan sencillo de niños conectar con nuestro corazón, con nuestro sentir, con nuestra intuición… La sonrisa de nuestro niño tan pura y cálida, su mirada transparente y brillante reboza de felicidad y se asemeja al cálido amanecer. Nuestra escencia mas perfecta se expresa con simpleza y seguridad… no hay lugar para la incertidumbre. Dar un paso a lo desconocido es algo natural, nos escuchamos y sabemos nuestros tiempos, nos aceptamos y confiamos en nuestra creación… Miro en retrospectiva y mi corazón se llena de preguntas… cuál fue ese primer momento en que dejamos de escucharnos? En que preciso instante dejamos a ese niño divertido, osado y amoroso de lado? Cuándo sucedió que comenzamos a darle lugar al afuera silenciando nuestro interior? Nos llenamos de miedos imaginarios, nos propusimos dejar de crecer interiormente para competir con algún otro… nos creamos historias sobre nosotros mismos, nos mentimos y nos burlamos de nuestra preciosa sensibilidad. Construimos fortalezas de hierro para aislarnos de nuestra espiritualidad y así poder seguir engañándonos con la construcción de un perfecto mundo material… Con cada ladrillo de egoísmo, nos fuimos separando del otro… con cada pared de orgullo y rencor nos fuimos alejando del amor… con cada reja de temor, fuimos dejando de escuchar nuestro interior… construyendo habitaciones repletas de falsos valores, dejamos de ser fieles con nuestro ser más sutil… edificando columnas que solamente sostuvieran la seguridad económica, dimos lugar a la angustia, la frustración y el inconformismo…                                                                                                                                       Derribando esa morada de ceguera y oscuridad, podremos volver a nosotros mismos; confiando en cada paso que demos desde nuestro corazón, centrándonos en construir hacia dentro para que luego la entrega sea libre y pura… Recordemos a nuestros niños, quitemos de a poco lo que ha entumecido nuestro camino, vivamos con la certeza del que encuentra dentro de si mismo ese ser maravilloso que habita apacible y feliz.

 

 

Habita Consciente

Cuando logro observarme con el corazón, no hay retorno posible a ese estado anterior de ignorancia sobre mi vida. En ese preciso instante en que deposito la mirada hacia mi interior, descubro de forma mágica que me voy despertando poco a poco. Sabe a reencuentro conmigo misma. Mi interior se despereza lentamente, mi corazón bombea con mas fuerza, mis sentidos van dándose cuenta que eso que acontece dentro mío, no pasará desapercibido. Misteriosamente cuando despierto, siento dentro mío que instantáneamente algo suelta… Descubro y suelto…Se puede soltar la ignorancia dandole lugar a la consciencia? Se puede soltar el apego, dandole paso al amor incondicional? En esos destellos de mi alma, veo tan claro, que ninguna nube externa podría ocultar mi gran hallazgo. Al hacerme consciente sobre mi interior, automáticamente mi venda mental desaparece. La veo como va cayendo poco a poco y aunque el mas feroz de mis miedos luche por retenerla, se desvanece con el viento. Cuando logro ver con mis ojos mas amorosos, habito dentro mío con libertad y fortaleza. No hace falta huir a ningún lugar, porque dentro mío hay certeza y valentía. Estoy eligiendo con ese despertar, habitar dentro mío con amor , gratitud y compasión haciendo que mis pasos se encuentren con los tuyos ayudándome, ayudándote, haciendo de esa consciencia individual, una consciencia universal que se expande cubriéndonos con fabulosos despertares. Al habitar dentro mío en profunda paz, puedo habitar con todos los seres de este mundo en perfecta sintonía. Es desde este lugar que mis palabras surgen hoy y se hacen parte de algún otro. Con la mirada en mi interior y mi consciencia habitando mi día a día siento sutilmente ese encuentro sublime con el otro, que como yo, intensamente lucha por reencontrarse consigo mismo.

 

 

 

 

 

 

Aceptarte

Cuando te comprendo, te estoy entendiendo… Mi mente esta trabajando intensamente para que lo que tu estés diciendo pueda tener sentido en mi. Para que desde algún lugar de mis pensamientos, pueda sentir que estoy contigo… aunque dentro mío , fervientemente se que estoy conmigo… Si te comprendo, estoy actuando desde mi posibilidad de entenderte. Mi ego se siente bien con lograr hacer el esfuerzo de comprenderte , pero mi ser siente sabor a poco… Cuando te acepto, no hace falta entenderte, solo te reconozco en tu camino y libero cualquier tipo de pensamiento hacia eso. Al aceptarte, veo y escucho sin comprender, o juzgar tus actos y compasivamente valoro tu pasado y tu presente. Al aceptarte, mi yo no interviene, me despersonifico y solo hay amor incondicional. Desde ahí fluimos en el encuentro de nuestras almas y nos sumergimos en un maravilloso despertar.

Tu eres el otro

Tu eres el otro

Miradas que al pasar rozan el desencuentro. Nos miramos y creemos vernos, pero solo estamos inmersos en nuestros pensamientos…Nos buscamos incesantemente, sabiendo que el otro nos trae algo bueno… pero cuanto temor nos dá dejar de vernos, para abrirnos al reencuentro. Nos atormenta tanto el miedo de darnos cuenta, cuanto del otro hay en uno, que perseveramos en discriminarnos y en crear muros oscuros. Inventamos excusas de lo mas originales, para no mirar mas allá de uno mismo. Hablamos de amor, de union, de igualdad, pero nos vemos tan distintos… Encapsulamos al otro según la fe, las costumbres, o su etnia… nos situamos tan afuera de ese otro, que hasta nos volvemos ciegos. Esa ceguera de no vernos,  nos pierde… ese afán de no mirarnos, nos va comiendo. Si solo pudiéramos sentarnos frente al otro y mirarlo por dentro. Si solo contemplándonos nos pudiéramos dar cuenta que solo hay discriminacion en nuestras mentes. En lo mas bello de nuestro ser, fluye el amor sin limites. Ese amor que como el cielo que compartimos, nos cubre con el mismo manto de luminosidad, ese amor que no distingue a unos y a otros, ese amor que no entiende de atesoramientos materiales, o de diferentes color de piel…Si el otro es uno mismo, uno también es el otro,  y en ese infinito reconocimiento me abandono con una sonrisa en la boca y con un abrazo que abarca a todo este mundo.

Vaciando para llenar

Inspiro lentamente y siento como mis pulmones se van llenando de aire fresco y renovado. Siento como el aire entra por mi nariz y hace su recorrido interno limpiando, refrescando,oxigenando… Siento como mis pulmones se inflan y se hacen grandes. Casi imperceptiblemente comienzo a exhalar y poco a poco voy sintiendo ese vacío dentro mío. Me detengo un segundo a sentir ese ciclo dentro de mi una y otra vez…y me pregunto cuan real es llenar esos pulmones si estos aun se encuentran llenos de aire… como lograría inhalar oxigeno, si dentro mío no hay mas lugar… Del mismo modo, me visualizo y me pregunto cuanto puedo llenarme de amor, gratitud, compasión si dentro mío estoy llena de otras emociones? Estamos viviendo en un mundo donde nos llenamos de información, de cortos placeres, de relaciones mundanas. Nos llenamos de recuerdos, de estereotipos, de falsos valores del ser… Nos llenamos y tememos fuertemente sentir algún vacío dentro nuestro… Pero como pueden esos pulmones llenarse de aire , sino hay lugar para el oxigeno? Como podemos llenarnos de amor , sino hay lugar ni tiempo de sentirlo? En mi vacío interior, vive el espacio y el lugar para todo aquello que yo quiero sembrar… es una tierra fértil donde voy eligiendo que quiero que crezca y que permanezca en mi ser… Vacío y lleno, lleno y vacío… sin miedos, sin expectativas, sin apego… solo respiro.