Entre el ruido exterior y la serenidad interior


Inmersos en el bullicio de las ciudades Indias nos preguntamos como el fluir de la gente caminando apaciblemente por las calles puede ser posible en medio de un caos exterior tan abrumador.

La respuesta la encontramos tan pronto como empezamos a danzar con ello

Dejando atrás la percepción de lo que llamamos ruido, y adentrándonos en nuestros rincones secretos, cada vez más adentro, es admirable comenzar a sentir ese despertar silencioso y placentero dentro nuestro. 

Las bocinas, los ruidos, la gente, los animales , la música, los rezos de los templos en el parlante … todo desaparece y queda flotando como un zumbido en el aire haciendo de música de fondo para nuestro ser interior que poco a poco encuentra su sereno confort en lo profundo de nuestro corazón.

Y es sencillo , solo hay silencio cuando el mismo lo encontramos en nuestra mente, cuando dejamos de ser solo observadores prejuiciosos, cuando soltamos las amarras y vemos nuestros pensamientos irse volando junto con los ruidos hasta desaparecer en el universo. 

Le damos lugar a La Paz en forma de quietud interior, no hay más lugar para el ruido si buscamos el silencio en nuestro corazón y nuestra mente… nada más existe solo el silencio y nosotros , no importa dónde estemos, aquí o allá, ahora o en la misma eternidad. 

Anuncios