Miradas que al pasar rozan el desencuentro. Nos miramos y creemos vernos, pero solo estamos inmersos en nuestros pensamientos…Nos buscamos incesantemente, sabiendo que el otro nos trae algo bueno… pero cuanto temor nos dá dejar de vernos, para abrirnos al reencuentro. Nos atormenta tanto el miedo de darnos cuenta, cuanto del otro hay en uno, que perseveramos en discriminarnos y en crear muros oscuros. Inventamos excusas de lo mas originales, para no mirar mas allá de uno mismo. Hablamos de amor, de union, de igualdad, pero nos vemos tan distintos… Encapsulamos al otro según la fe, las costumbres, o su etnia… nos situamos tan afuera de ese otro, que hasta nos volvemos ciegos. Esa ceguera de no vernos,  nos pierde… ese afán de no mirarnos, nos va comiendo. Si solo pudiéramos sentarnos frente al otro y mirarlo por dentro. Si solo contemplándonos nos pudiéramos dar cuenta que solo hay discriminacion en nuestras mentes. En lo mas bello de nuestro ser, fluye el amor sin limites. Ese amor que como el cielo que compartimos, nos cubre con el mismo manto de luminosidad, ese amor que no distingue a unos y a otros, ese amor que no entiende de atesoramientos materiales, o de diferentes color de piel…Si el otro es uno mismo, uno también es el otro,  y en ese infinito reconocimiento me abandono con una sonrisa en la boca y con un abrazo que abarca a todo este mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s