Destacado

Habita Consciente

Cuando logro observarme con el corazón, no hay retorno posible a ese estado anterior de ignorancia sobre mi vida. En ese preciso instante en que deposito la mirada hacia mi interior, descubro de forma mágica que me voy despertando poco a poco. Sabe a reencuentro conmigo misma. Mi interior se despereza lentamente, mi corazón bombea con mas fuerza, mis sentidos van dándose cuenta que eso que acontece dentro mío, no pasará desapercibido. Misteriosamente cuando despierto, siento dentro mío que instantáneamente algo suelta… Descubro y suelto…Se puede soltar la ignorancia dandole lugar a la consciencia? Se puede soltar el apego, dandole paso al amor incondicional? En esos destellos de mi alma, veo tan claro, que ninguna nube externa podría ocultar mi gran hallazgo. Al hacerme consciente sobre mi interior, automáticamente mi venda mental desaparece. La veo como va cayendo poco a poco y aunque el mas feroz de mis miedos luche por retenerla, se desvanece con el viento. Cuando logro ver con mis ojos mas amorosos, habito dentro mío con libertad y fortaleza. No hace falta huir a ningún lugar, porque dentro mío hay certeza y valentía. Estoy eligiendo con ese despertar, habitar dentro mío con amor , gratitud y compasión haciendo que mis pasos se encuentren con los tuyos ayudándome, ayudándote, haciendo de esa consciencia individual, una consciencia universal que se expande cubriéndonos con fabulosos despertares. Al habitar dentro mío en profunda paz, puedo habitar con todos los seres de este mundo en perfecta sintonía. Es desde este lugar que mis palabras surgen hoy y se hacen parte de algún otro. Con la mirada en mi interior y mi consciencia habitando mi día a día siento sutilmente ese encuentro sublime con el otro, que como yo, intensamente lucha por reencontrarse consigo mismo.

 

 

 

 

 

 

La consecuencia de nuestros actos 

Hace unos días atrás, visitamos una Fundación que tiene por objetivo rescatar elefantes que se encuentran en condición de maltrato, siendo utilizados por sus llamados “dueños” para comercializar de forma nefasta con ellos.Me hizo reflexionar como a cualquiera lo haría, y observar nuestro “SER” humano de forma crítica con nuestro sentido de superioridad hacia los animales y hacia la naturaleza. 

Por muchos años se ha alimentado esta idea de que al poseer una mente pensante somos superiores a nuestro entorno y de ahí tantas abominables consecuencias que somos capaces de vivenciar hoy pero sin mucho reparo desafortunadamente dentro de nuestra conciencia.

Me hizo reflexionar también sobre nuestros actos en si… y llevo una lista de cosas apuntadas al respecto. Una lista pequeña , que seguramente y lamentablemente puede ser extendida… una lista abultada en consecuencias.

En forma de crítica me pregunto.
-Si no hubiera gente que paga para ver este tipo de espectáculos con animales ( léase, circo, zoo, shows en donde los animales hacen cosas graciosas, películas, etc, etc etc, ) ningún animal sería privado de su libertad

– si no hubiera gente que paga por sexo, no hubiera trata de blanca, prostitución, abusos, prostitución infantil, etc

– Si no hubiera gente que corrompe el sistema tratando de aliviar sus deudas, no habría países, ni gobiernos, ni oficiales, ni aduanas corruptas…

– Si no hubiera hombres que se sienten superiores a las mujeres o que las tratan solo como objeto de deseo, no habría abuso femenino.

– Mismo si habría padres que vean a sus niñas de hoy como mujeres del mañana , no tolerarían ciertos procederes propios y ajenos.

– Si no hubiera sobreexposición sensual y sexual de la mujer en las redes sociales, dejando todo estos actos para la privacidad de nuestros encuentros nos haríamos respetar más. 

– Sino hubiera gente que apoya y libera a narcotraficantes, no hubieran generaciones perdidas por la droga.

– Sino hubiera gobernantes débiles que quieren un país fácil de gobernar bajo el cinismo de una sociedad ignorante, las escuelas serían el lugar más maravilloso del mundo. 

– Sino hubiera gente que ensucia la vereda ajena para mantener la propia limpia , el mundo seria enteramente más limpio. ( en todo sentido) 

– Sino hubiera gente extremista en su credo, que sabotea todo lo que no tiene que ver con su propia creencia partiendo desde un egoísmo y desconocimiento arbitrario, habría paz para todos y real igualdad espiritual.

– Sino hubiera gente que compra objetos que vienen de explotación infantil, de recursos naturales, de matanzas animales, etc…nuestro mundo sería más rico

– Sino hubiera gente, ( y no me refiero solo a gente influyente y políticos) que sigue apoyando la guerra por solo considerar su propio país como único mundo en esta madre tierra, los vientos de paz tocaría todos los horizontes.

– Etc,etc,etc….
No es fácil ser consciente de todo lo que perjudicamos con nuestro accionar. A veces a penas tenemos conocimiento.. Pero hay algo seguro. Cuando tomas conciencia sobre ciertos actos, no puedes darle vuelta la cara y seguir como si nada.
Meditemos en que estamos contribuyendo a hacer un mundo mejor cada día.

Ponte de cabeza y observa 

Sirsasana. Una de mis posturas preferidas de yoga.

No solo por sus muchos beneficios físicos, sino y más que nada porque siento que con esta postura me entregó a ver el mundo de “patas para arriba”.

Siempre estamos condicionando nuestra observación de lo que nos sucede cotidianamente a nuestra misma forma de mirar… de pie, con nuestras estructuras, sin innovar, sin ver más allá y desaprobando lo que viene del resto.

Esta es una buena postura o al menos y para quienes no hagan del yoga su práctica, al menos un hermoso ejemplo de detenernos por un momento y ponernos de cabeza a observar la vida.

Cuando estés en un momento en que te cueste encontrar la salida, ponte de cabeza. Aunque sea con tus piernas en la cama y la cabeza colgando… y, ahora respira y siente… es verdad que nada puede cambiarse o situándote en otra observación el mundo cambia inmediatamente?? 

Habita Consciente, habitando nuevos mundos en Vietnam para seguir floreciendo y abriendo caminos. 
 

Entre el ruido exterior y la serenidad interior


Inmersos en el bullicio de las ciudades Indias nos preguntamos como el fluir de la gente caminando apaciblemente por las calles puede ser posible en medio de un caos exterior tan abrumador.

La respuesta la encontramos tan pronto como empezamos a danzar con ello

Dejando atrás la percepción de lo que llamamos ruido, y adentrándonos en nuestros rincones secretos, cada vez más adentro, es admirable comenzar a sentir ese despertar silencioso y placentero dentro nuestro. 

Las bocinas, los ruidos, la gente, los animales , la música, los rezos de los templos en el parlante … todo desaparece y queda flotando como un zumbido en el aire haciendo de música de fondo para nuestro ser interior que poco a poco encuentra su sereno confort en lo profundo de nuestro corazón.

Y es sencillo , solo hay silencio cuando el mismo lo encontramos en nuestra mente, cuando dejamos de ser solo observadores prejuiciosos, cuando soltamos las amarras y vemos nuestros pensamientos irse volando junto con los ruidos hasta desaparecer en el universo. 

Le damos lugar a La Paz en forma de quietud interior, no hay más lugar para el ruido si buscamos el silencio en nuestro corazón y nuestra mente… nada más existe solo el silencio y nosotros , no importa dónde estemos, aquí o allá, ahora o en la misma eternidad. 

Etiquetas

Vacíate del yo, e instantáneamente te llenaras de tu ser mas sutil y precioso. Despójate del ego que con tanta “seguridad” has construido para no ser vencido en esta vida y mágicamente te sentirás en casa de nuevo. Las etiquetas de nuestra mente encapsulan nuestro alrededor y nos condenan a nosotros mismos. Creemos que algo o alguien es de determinada manera o de otra, que alguien es gordo, es flaco, es rubio, es moreno, es simpático, es dulce, es inteligente, es , es , es. Millones de etiquetas caminando en un mar de ceguera que nos limita a ver al otro desde su mayor inmensidad. Una ceguera tan aguda y tan vital que no nos deja tampoco vernos a nosotros mismos. Enfocamos cada pensamiento de nuestra mente racional a describirnos y actuar en consecuencia… vivimos condenados una vida a seguir afirmando que somos de una manera y nos limitamos a ver mas adentro.

Comenzar a tener consciencia de que estamos “siendo” todo el tiempo, con esa libertad de comprender en nuestro interior que somos solo cambio, transformación, mutación… nos permite soltar con serenidad aquello que ya no está mas dentro ni fuera de nosotros. Vivir libre de ataduras, con la sabiduría del que reconoce que nada es permanente en esta vida nos posiciona serenamente en nuestro maravilloso presente.

 

 

Lo que exhala tu boca

BlaBlaBla.JPG

Que dicen de ti tus palabras? Que intención hay en ellas? Que impacto tiene aquello que pronuncias con tu boca?

En nuestra sociedad, hablar es casi el deporte por excelencia. Miles de palabras por minuto lanzadas en voz alta, a veces con suavidad… y otras como balas que perforan todo lo que impactan.

Cuando esto ultimo ocurre, solemos justificarnos diciendo ” lo dije sin pensar”, “me ha salido de esa forma” o lo que es mas recurrente ” soy así, digo lo que pienso…” en otras oportunidades ni siquiera nos damos cuenta del daño que esas palabras están haciendo en el otro… lamentablemente sufrimos de inmunidad al dolor ajeno.

La palabra puede ser un hermoso regalo al otro o la misma arma mortal. Lo que sale de nuestra boca se clava como flecha en el corazón de nuestro amigo, familiar , conocido y también desconocido y por mucho que nos importe ese otro, cuantas veces esa ametralladora verbal termina lastimando.

Así como es difícil ser consciente de este desafortunado resultado, mucho mas nos cuesta ver que esas palabras impregnadas de rencor, envidia, odio, miedos y orgullo nacen en nuestro interior. Nuestras palabras no salen de nuestra boca sin pasar antes por dentro nuestro. Mente y corazón trabajando juntos para crear esas palabras que como trueno irrumpen nuestra magnifica paz.

Somos aquello que creamos, como así también somos los creadores de eso que pronunciamos… con esa claridad podemos terminar de divisar que esas palabras no son mas que nosotros mismos. Y mirándolo asi… cuanto te gustas diciendo todo es0? cuan feliz te sientes contigo mismo siendo esas palabras?

Deja de mirar confundido lo que el otro te trae, desvanece tu ego antes de pronunciar la próxima palabra, siente el silencio y escucha a tu maestro interior y así sintiendo esa paciencia, amor, compasión y perdón regálale al otro esa palabra que tanto esta necesitando de ti. Regálale un hermoso abrazo-palabra de tu corazón.

 

 

 

Breve relato sobre la compasión

Que sucedería si en vez de mirar al costado cuando tenemos alguna persona que podríamos ayudar, miramos de frente al otro y con bondad amorosa nos acercamos para hacerle de ayuda?
Les dejo aquí una historia muy bonita de ” El Libro Tibetano de la Vida y la Muerte” de Sogyal Rimpoché para que meditemos sobre la compasión y la entrega hacia el prójimo.
Uno de los santos budistas mas famosos de la India fue Asanga, eremita del siglo IV que se marcho a la montaña para hacer un retiro en solitario, concentrando su práctica meditativa en el Buda Maitreya, con la ferviente esperanza de ser bendecido con una visión de este Buda y recibir enseñanzas de él.
Asanga meditó durante seis años con suma austeridad, pero no tuvo ni siquiera un sueño auspicioso. Desalentado, llegó a creer que nunca vería cumplida su aspiración de conocer al Buda Maitreya, de modo que interrumpió el retiro y abandonó su ermita. No llevaba mucho tiempo andando por el camino cuando vio a un hombre que pulía una enorme barra de hierro con un retazo de seda. Asanga se le acercó y le preguntó que hacía.
– Necesito una aguja- respondió el hombre- , y me estoy haciendo una con esta barra de hierro.
Asanga lo miró atónito;  aunque el hombre acabara cumpliendo con su cometido al cabo de cien años, reflexionó, ¿ Qué sentido tendría? De modo que se dijo: < Fíjate en las molestias que se toma la gente por cosas completamente absurdas. Tú estás haciendo algo realmente valioso, la práctica espiritual, y no pones tanta dedicación ni mucho menos>. Giró en redondo y regresó a la ermita.
Pasaron tres años mas, durante los cuales siguió sin recibir ninguna señal del Buda Maitreya. < Ahora estoy seguro, jamás lo conseguiré> pensó. Así que volvió a marcharse, y pronto llegó a una curva del camino en la que había un enorme peñasco, tan alto que parecía tocar el cielo. Al pie de la roca había un hombre que la frotaba afanosamente con una pluma empapada en agua. Asanga le preguntó que hacía.
– Esta roca es tan grande que impide que de el sol en mi casa, así que he decidido librarme de ella.
Asanga se sintió asombrado por la energía incansable de aquel hombre, y avergonzado por su propia falta de dedicación. Así que regreso a su retiro.
Transcurrieron otros tres años sin que tuviera ni un buen sueño. Al fin decidió de una vez por todas que su empresa era desesperada y abandonó el retiro definitivamente. Fueron pasando las horas y entrada ya la tarde se encontró con un perro tendido en la cuneta. Sólo tenía las patas delanteras, y la mitad trasera del cuerpo estaba descomponiéndose y cubierta de gusanos. Pese a su lamentable estado, el animal no cesaba de ladrar a los transeúntes y hacia patéticos intentos de  morderlos, arrastrándose por el suelo con las patas buenas.
Asanga quedó abrumado por un vivo e insoportable sentimiento de compasión, y se cortó un pedazo de carne de su propio cuerpo para dar de comer al perro. Después se agachó para quitarle los gusanos que le consumían el cuerpo, pero de pronto se le ocurrió que podía hacerles daño si los cogía con los dedos y se dio cuenta de que la única manera de quitarlos era con la lengua. Se arrodilló y, tras mirar la repulsiva masa celebrante, cerró los ojos. Se acercó más , sacó la lengua … y cuando se dio cuenta, estaba tocando el suelo con la lengua. Abrió los ojos y miró hacia arriba. El perro había desaparecido; en su lugar estaba el Buda Maitreya, envuelto en un aura de luz trémula.
– Por fin – dijo Asanga- ¿Por qué not e has aparecido antes?
– No es verdad que no me haya aparecido antes – le dijo Maitreya dulcemente.- He estado siempre contigo, pero tu karma negativo y tus oscurecimientos te impedían verme. Tus doce años de práctica los disolvieron levemente, y por eso al menos has podido ver al perro. Luego, gracias a tu auténtica y sincera compasión , todos esos oscurecimientos han quedado completamente eliminados y ahora puedes verme ante ti con tus propios ojos….
Asanga comprendió por fin el poder ilimitado de la compasión que había purificado y transformado su karma, convirtiéndolo así en un recipiente digno de recibir la visión y la instrucción de Maitreya…
compasion-de-kumbha-mela-experience-caa44312-e790-4981-9e30-5b719d5e199c

Derribando Pre- juicios

Es conocida la frase:
“Lo que opina Juan sobre Pedro dice mas de Juan que de Pedro”… pero…a que se refiere exactamente?
Cuando tenemos delante a una persona que no conocemos o que hemos visto pocas veces, nuestra mente automáticamente nos traslada a esa “Primera Impresión” sobre el otro. Muchas veces esa persona nos hace recordar a alguien que no nos gusta mucho, o viste de igual manera que algún familiar con el que no nos llevábamos muy bien, o su voz se asemeja a la de algún colega del trabajo que nos fastidia bastante el día a día. Tal vez con un simple gesto o palabra de esa persona encapsulamos todo su ser, limitando la posibilidad a ver mas allá de lo visible…
De manera inconsciente y automática conectamos con vivencias y experiencias que habitan en nuestro interior para formar una opinión sobre el otro. 
Justificamos este opinión, diciendo que somos personas muy Intuitivas o sustentándola con pequeñas acciones del otro que solo nos muestran una pequeña parte de lo que es su vida, su vivencia y su historia…
Cuando hacemos esto, que suele ser el 90% del tiempo, pensamos que hablamos del otro… pero en verdad hablamos de nosotros mismos. El otro es un total espejo de nuestra experiencia, de lo que nos ha ocurrido, de situaciones que hemos vivido y hoy esa persona desconocida y ajena a nosotros nos muestra una maravillosa manera de trabajar en nuestro interior. 
Nos solemos distraer… estamos mas en el otro que en nosotros, un ágil juego de esquivar lo que tenemos dentro para seguir trabajando, una fabulosa máscara para no calar profundo en nuestro interior y seguir puliendo nuestras asperezas.
No condicionemos todo el potencial del otro, con meras opiniones nuestras. Seamos responsables de nuestros juicios sobre los que nos rodean y dejemos lugar a sorprendernos con lo que el otro tiene para mostrarnos… quizás ese otro se parezca mucho a nosotros.
Les dejo este comercial conocido de Coca Cola para que refresquemos un poquito el tema de nuestros juicios hacia los otros.